Los 6 principales riesgos de la cirugía de implantes mamarios

0
1
Si te colocas los implantes, realiza autoexámenes mensuales y continúa con las mamografías de rutina.

Millones de mujeres se colocan implantes mamarios para mejorar su imagen corporal o sustituir el tejido mamario tras una operación de cáncer. En la mayoría de los casos, el resultado es bueno. Pero algunas pacientes sufren problemas, desde la rotura de dispositivos hasta un cáncer raro recién descubierto, por ello es importante que conozcas los principales riesgos de la cirugía de implantes mamarios.

Muchas piensan que los implantes mamarios cosméticos cambiarán sus vidas, y a menudo lo hacen, a veces de forma inesperada. Las secuelas de la cirugía de implantes mamarios pueden incluir tejido cicatricial, fugas, infecciones, defectos estéticos, pérdida de la sensibilidad del pezón y, en casos raros, cáncer.

La cirugía de reconstrucción mejora la forma del pecho tras una mastectomía. Los dos tipos principales son: los implantes mamarios de silicona, precargados con gel de silicona que se parecen más al tejido humano, y los implantes de solución salina, que se rellenan con solución salina en el momento de la cirugía.

Riesgos de la cirugía de implantes mamarios

1. Contracción capsular

El problema más común, la contracción capsular, se produce cuando se forma tejido cicatricial, o una «cápsula», alrededor de un implante y se tensa tanto que causa dolor. El tejido cicatricial se forma siempre que los implantes se colocan quirúrgicamente bajo el tejido mamario del músculo pectoral.

Entre el 25% y el 30% de las pacientes con implantes salinos sufren contractura capsular en los tres años siguientes a la operación de implante mamario, según un informe del año 2000 elaborado por los fabricantes de implantes mamarios y encargado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

implantes mamarios
Alrededor del 8% de las mujeres con implantes mamarios de solución salina se los retiran en un plazo de tres años.

2. Ruptura y desinflado

Sí, los implantes mamarios pueden romperse o desinflarse. Esto puede ocurrir durante la implantación o la punción con instrumentos quirúrgicos, pero también por causas como el envejecimiento normal, las biopsias o el drenaje de fluidos, incluso la compresión durante una mamografía, aunque eso es raro.

Según la FDA, los implantes salinos pueden desinflarse de inmediato o a los pocos días, como un globo que pierde aire. El cuerpo absorbe el líquido y es inofensivo, a menos que el implante contenga hongos o bacterias, que pueden causar una infección.

Las roturas de los implantes de silicona no siempre son tan evidentes, pero los signos pueden incluir nudos duros o bultos alrededor del implante o en la axila, un cambio de tamaño o forma, dolor, hormigueo, hinchazón, entumecimiento, ardor o endurecimiento de la mama.

3. Infección

No es frecuente, pero algunas mujeres acaban sufriendo una infección grave a las pocas semanas de la operación de implantes mamarios. Los implantes -como la mayoría de los objetos extraños- atraen a las bacterias. Como los dispositivos carecen de su propio suministro de sangre, no pueden combatir la infección.

Hay que estar atentos a síntomas como la fiebre y el calor que irradian los pechos. Los antibióticos que combaten la infección se utilizan primero para el tratamiento. Si no funcionan, habrá que retirar los implantes y sustituirlos tras recuperarse completamente de la infección.

4. Cáncer

Los implantes mamarios pueden estar asociados al linfoma anaplásico de células grandes (LACG), según los hallazgos anunciados por la FDA en enero de 2011. Se desconoce la causa de este raro cáncer del sistema inmunitario. Según la FDA, puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, no sólo en las mamas.

Se diagnostica en alrededor de 1 de cada 500.000 mujeres en los EE.UU. cada año, pero se produce en la mama en sólo 3 de cada 100 millones de mujeres. Como es tan poco frecuente, los médicos dicen que las mujeres no deben apresurarse a quitarse los implantes.

5. Cambios en la sensibilidad del pezón

En múltiples estudios realizados durante la última década, entre el 12% y el 35% de las mujeres perdieron la sensibilidad del pezón en los tres años siguientes a la cirugía de implantes mamarios, según investigación realizada por el Instituto Federal de Medicina.

Si el cirujano corta alrededor de la mitad inferior de la areola, el procedimiento puede dañar ocasionalmente los nervios y los conductos y, en raras ocasiones, causar necrosis del pezón, o la muerte, lo que provoca la pérdida del pezón. El tabaquismo agrava este riesgo. Hasta un 9% de las mujeres declararon que la sensibilidad del pezón había aumentado, mejorando el placer sexual.

6. Los implantes envejecen

Las prótesis no duran para siempre, este es otro de los riesgos de la cirugía de implantes mamarios. La vida útil típica es de 10 a 20 años, según la ASPS. La gravedad también pasa factura a los pechos aumentados, al igual que los naturales. En algún momento de la vida, habrá que cambiarlos por complicaciones o por insatisfacción con su aspecto.

Algunas mujeres deben someterse a varias cirugías para mejorar la forma de sus pechos, reposicionar el implante, arreglar cicatrices o heridas, drenar bolsas de sangre conocidas como hematomas (introduciendo una aguja o un tubo a través de la piel) o retirar un implante roto o desinflado.

Valora este Articulo:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
 

Deja un comentario