¿Son los refuerzos de la vacuna COVID-19 el camino a seguir?

0
2
Son los refuerzos de la vacuna COVID-19 el camino a seguir
Las personas que responden bien a la vacuna, tienen inmunidad durante más de 12 meses

Cada vez es más preocupante que las vacunas no ofrezcan suficiente protección contra las nuevas variantes del virus SARS-CoV-2. Israel ya ha empezado a ofrecer vacunas de refuerzo de la vacuna de Pfizer a los adultos de riesgo y Estados Unidos está en conversaciones con Pfizer para introducir estas vacunas para los más vulnerables. Pero, ¿son los refuerzos de la vacuna COVID-19 el camino a seguir?

Se ha hablado de una tercera dosis para algunas vacunas COVID-19. ¿Por qué pueden ser necesarias las vacunas de refuerzo y cuáles son las preguntas que los investigadores aún tienen que responder sobre ellas?

refuerzos de la vacuna COVID-19
Los refuerzos de vacunas son dosis adicionales que deberían proporcionar una protección extra.

¿Son los refuerzos de la vacuna COVID-19 el camino a seguir?

Cada vez hay más pruebas de que las personas que han recibido las vacunas contra la COVID-19 tienen menos probabilidades de infectarse con el virus que causa esta enfermedad y que, si lo hacen, es menos probable que presenten síntomas de enfermedad grave.

Sin embargo, también están surgiendo pruebas de que las vacunas existentes pueden ofrecer menos protección contra las nuevas variantes del SARS-CoV-2, como la variante delta.

Un estudio, por ejemplo, demostró que el 95% de las personas que recibieron las dos dosis de la vacuna COVID-19 de Pfizer-BioNTech u Oxford-AstraZeneca tuvieron una respuesta inmunitaria más débil frente a la variante delta que frente a las cepas anteriores.

Las personas que recibieron sólo una dosis de cualquiera de las dos vacunas tuvieron una respuesta inmunitaria muy débil, lo que sugiere que una sola dosis de una de estas vacunas no ofrece una protección adecuada.

Pronunciamientos

El Ministerio de Salud de Israel también emitió un comunicado en el que afirmaba que la eficacia de la vacuna de Pfizer-BioNTech en la prevención de la COVID-19 sintomática se redujo a sólo el 64% a los 6 meses después de la vacunación.

Sin embargo, señaló que dos dosis de Pfizer siguen siendo capaces de prevenir la enfermedad grave en el 93% de los casos. Por el momento, los Estados Unidos no han tomado ninguna decisión sobre si aprobarán el acceso a las vacunas de refuerzo.

No obstante, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) dijeron en una declaración conjunta que están «preparados para las dosis de refuerzo si la ciencia demuestra que son necesarias».

¿Qué son los refuerzos de vacunas?

Los refuerzos de vacunas son dosis adicionales que deberían proporcionar una protección extra contra la enfermedad, ya que los efectos de algunas vacunas pueden desaparecer con el tiempo.

Los refuerzos son habituales para muchas infecciones víricas, como la gripe, que requiere un refuerzo cada año, el tétanos, la difteria y la tos ferina (DTaP), para la que es necesario un refuerzo cada 10 años.

En el caso de algunas vacunas, recibir dosis más pequeñas con mayor frecuencia es más eficaz que recibir una sola dosis grande de la vacuna. Este enfoque permite que el sistema inmunitario construya su respuesta inmunitaria de forma sostenible.

Cuando el sistema inmunitario recuerda ciertos antígenos que lo activaron anteriormente, puede responder mucho más rápido la próxima vez que se encuentre con ellos.

Aunque muchas vacunas de refuerzo son idénticas a las dosis anteriores, algunas se modifican para mejorar su eficacia. La vacuna de la gripe, por ejemplo, cambia cada año para responder con mayor eficacia a las nuevas mutaciones del virus de la gripe.

¿Por qué tomar dosis de refuerzo?

En general, hay dos razones por las que la gente puede considerar las dosis de refuerzo de la vacuna. La primera es que la inmunidad disminuye naturalmente con el tiempo. Sin la exposición repetida a ciertos antígenos, el sistema inmunitario puede perder la capacidad de prevenir la infección o la enfermedad.

Las vacunas de refuerzo ayudan al sistema inmunitario a mantener una respuesta protectora. «Otra razón por la que podemos necesitar vacunas de refuerzo son las variantes víricas», declaró un portavoz del equipo de la vacuna COVID-19 de la Universidad de Oxford.

Al respecto, continuaron explicando: «algunas variantes han evolucionado para evitar algunas partes de nuestra respuesta inmunitaria, lo que significa que pueden infectar más fácilmente a quienes tienen una respuesta inmunitaria existente al virus, es decir, a quienes han sido infectados o vacunados previamente”.

“Sin embargo, el virus no puede evitar todas las partes de nuestra respuesta inmunitaria. Una vacuna de refuerzo es útil, ya que puede mejorar las partes de nuestra respuesta inmunitaria que la variante viral no puede evitar. Como alternativa, podemos utilizar una vacuna de refuerzo que se dirija específicamente a la variante viral”.

Esto funciona produciendo una nueva respuesta inmunitaria a las partes del virus que han cambiado con respecto a la vacuna original, al tiempo que mejora la respuesta inmunitaria existente contra las partes del virus que no han cambiado, lo que también debería ayudar a proteger contra otras variantes.

¿Quién debería considerar la posibilidad de una vacuna de refuerzo?

Como señalan organismos nacionales como los CDC, los datos existentes indican que la mayoría de las vacunas contra la COVID-19 producen una fuerte respuesta inmunitaria que ofrece suficiente protección contra el virus del SRAS-CoV-2. Entonces, ¿son los refuerzos de la vacuna COVID-19 el camino a seguir?

Aún sigue sin estar claro durante cuánto tiempo las vacunas COVID-19 -en las dosis actuales- siguen ofreciendo protección. No obstante, las dosis de refuerzo podrían beneficiar a las personas de más edad o a las que tienen un sistema inmunitario débil, ya que su organismo podría no haber generado una respuesta inmunitaria suficientemente fuerte tras las vacunas iniciales.

«Según los datos actuales, para las personas que responden bien a la vacuna, parece que la inmunidad se mantiene fuerte durante más de 12 meses y funciona incluso contra las nuevas variantes», dijo Richard Stanton, de la División de Infección e Inmunidad de la Universidad de Cardiff (Reino Unido).

«Mi opinión personal es, por tanto, que no debemos preocuparnos demasiado por reforzarlas todavía«, dijo. Sin embargo, advirtió: «Donde sí debemos tener cuidado es en las personas que no responden bien a la vacuna. Hay muchos grupos vulnerables en la sociedad que entran en esta categoría, y sabemos por otras vacunas, que las personas mayores a veces no tienen la misma duración de la inmunidad que los jóvenes. Creo que deberíamos estudiar detenidamente si es apropiado darles un refuerzo», detalló.

¿Tercera dosis en la vacunación contra el Covid-19?

Varios países están evaluando la aplicación de una tercera dosis de la vacuna contra la COVID-19

 

Valora este Articulo:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Delva Guerrero .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios http://www.banahosting.com/es/politicas-privacidad.shtml.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.