Qué hacer cuando tu relación no tiene química

0
1
Qué hacer cuando tu relación no tiene química
La química puede cambiar y evolucionar con el tiempo en una relación.

Es normal y natural que las relaciones románticas comiencen de forma ardiente y apasionada, para luego pasar lentamente a la calidez y la estabilidad. Esto se debe a muchos factores, desde la forma en que las hormonas de la atracción y la vinculación en nuestro cuerpo cambian con el tiempo, hasta los hábitos instintivos de anidación que nos han mantenido florecientes como especie. En esta entrega, te diremos qué hacer cuando tu relación no tiene química.

Ninguna relación a largo plazo mantiene para siempre la química inicial que unió a dos (o más) personas al principio, y eso está bien. Sería difícil llevar una vida normal si nos sintiéramos constantemente abrumados por esos sentimientos mágicos de enamoramiento.

Aunque es normal que en las relaciones de larga duración haya menos pasión a los meses o años que al principio, a veces las parejas experimentan lo que parece un problema aún mayor que eso: una falta de química lo suficientemente importante como para llevarles a preguntarse si deberían seguir con su relación.

Química en la pareja
La química puede crecer lentamente en algunas relaciones y las personas pueden sentirse atraídas de forma gradual.

¿Qué significa la química?

Cuando se trata de la interacción humana, la química se manifiesta tanto en las amistades cotidianas como en las relaciones. En pocas palabras, la sensación de química con otra persona es la de conexión. Es una atracción hacia otra persona que te hace querer más de ella.

No tiene por qué ser en el contexto de una relación romántica, aunque esa es la forma en que más a menudo utilizamos la palabra. A continuación se describen algunos tipos comunes de química.

Química de la amistad

Las personas que elegimos como amigos probablemente tengan intereses, políticas o características demográficas similares a las nuestras. Pero no nos hacemos amigos de cualquiera que se sienta como nosotros. La química de la amistad desempeña un papel importante a la hora de elegir a nuestros amigos.

Química profesional

Si alguna vez has tenido un colega con el que te ha encantado trabajar en proyectos, probablemente hayas tenido química laboral, es decir, profesional, con él. Esta forma de química es más específica que la de la amistad y no implica necesariamente los gustos o intereses de una persona.

Química sexual

La química sexual es lo que sentimos por una persona con la que queremos intimar. Cuando se trata de una experiencia en persona, se cree que estamos respondiendo a las feromonas de la persona, las hormonas que nos ayudan a entender cómo será alguien como pareja.

Química romántica

La química sexual suele formar parte de la química romántica, pero no siempre es así. La química romántica se centra en lo que pensamos que es el romance: ya sea para ti dar/recibir flores, compartir una cena a la luz de las velas o una charla de almohada sobre esperanzas y sueños.

¿La química se adquiere o se crea?

La química romántica y sexual suele ser lo que nos lleva a las relaciones. Es la atracción hacia otra persona y el deseo de compartir nuestros cuerpos y nuestras vidas lo que tiende a alimentar nuestras asociaciones. Estas formas de química suelen existir al principio de una relación, ya que son las que nos llevan a elegir a las personas concretas que lo hacen.

La química puede crecer lentamente en estas relaciones y las personas pueden sentirse atraídas la una por la otra de forma gradual. Incluso pueden desarrollar lentamente sentimientos románticos sin darse cuenta, hasta que la otra persona los exprese.

Qué hacer cuando tu relación no tiene química

Hay muchas maneras de saber si la falta de química en tu relación es un problema. Estas son las más obvias:

  • No querer devolver el afecto a tu pareja, ni dárselo.
  • Una aversión a tener intimidad.
  • Sentirse emocionalmente desconectado de tu pareja.
  • No querer compartir detalles personales sobre lo que te ocurre.
  • Pasar cada vez más tiempo separado del otro.
  • Tener sentimientos románticos y sexuales por otras personas que van más allá del nivel superficial.

La falta de química en una relación se basa en la falta de conexión, o en el deseo de conectar. ¿Qué hacer cuanto tu relación no tiene química?: Puedes intentar recuperar la química perdida a través de actividades que conecten emocional y físicamente, como por ejemplo:

  • Una cita nocturna con actividades que ambos disfruten.
  • Afecto intencionado, aunque no se sienta instintivo en el momento.
  • Toque orquestado, como un masaje.
  • Acudir a terapia sexual juntos.
  • Acudir juntos a una terapia de pareja.
  • Revisiones programadas, en las que cada miembro de la pareja comparte sus emociones y su estado emocional.
  • Unas vacaciones o una estancia.

A veces, hacer las cosas al revés funciona mejor de lo que se esperaba. Por ejemplo, el afecto libera oxitocina, una sustancia química que nos hace sentir bien. Aunque no tengas ganas de ser cariñoso, el acto de dar y recibir afecto hace que nuestro cuerpo produzca sustancias químicas que nos hacen sentir felices. Eso, a su vez, puede reavivar los sentimientos de felicidad que tenemos hacia la persona con la que estamos siendo afectuosos.

Maneras de encender de nuevo la chispa

Sigue estos consejos para que puedas recuperar la química en tu relación.

Valora este Articulo:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
 

Deja un comentario