¿Qué está causando mi dolor de pecho?

0
1
En caso de duda, llama a tu médico si tienes dolor en el pecho.

El dolor torácico no es algo que deba ignorarse. Pero debes saber que tiene muchas causas posibles. En ocasiones, está relacionado con el corazón, también puede estar causado por problemas en los pulmones, el esófago, los músculos, las costillas o los nervios, por ejemplo, así que un especialista podrá responder a tu pregunta: “¿Qué está causando mi dolor de pecho?”.

Algunas de estas afecciones son graves y ponen en peligro la vida. Otras no lo son. Si tienes un dolor torácico inexplicable, la única forma de confirmar su causa es que un médico te evalúe. Puedes sentir dolor en el pecho en cualquier parte, desde el cuello hasta la parte superior del abdomen. Dependiendo de su causa, el dolor de pecho puede ser:

  • Agudo.
  • Sordo.
  • Ardiente.
  • Doloroso.
  • Punzante.
  • Sensación de opresión o aplastamiento.

¿Qué está causando mi dolor de pecho?

Estas son algunas de las causas más comunes del dolor de pecho:

Problemas cardíacos

Enfermedad arterial coronaria, o EAC

Se trata de una obstrucción en los vasos sanguíneos del corazón que reduce el flujo de sangre y oxígeno al músculo cardíaco. Esto puede provocar un dolor conocido como angina de pecho. Es un síntoma de enfermedad cardíaca, pero no suele causar daños permanentes en el corazón.

Sin embargo, es una señal de que corre el riesgo de sufrir un infarto en el futuro. El dolor de pecho puede extenderse al brazo, el hombro, la mandíbula o la espalda. Puede sentirse como una sensación de presión o de opresión. La angina puede desencadenarse por el ejercicio, la excitación o la angustia emocional y se alivia con el reposo.

dolor en el pecho
Si tienes un dolor torácico inexplicable, la única forma de confirmar su causa es que un médico te evalúe.

Infarto de miocardio (ataque al corazón)

Esta reducción del flujo sanguíneo a través de los vasos sanguíneos del corazón provoca la muerte de las células del músculo cardíaco. Aunque es similar al dolor torácico de la angina de pecho, el infarto suele ser un dolor más intenso y aplastante, generalmente en el centro o en el lado izquierdo del pecho y no se alivia con el reposo. El dolor puede ir acompañado de sudoración, náuseas, falta de aire o debilidad intensa.

Miocarditis

Además del dolor torácico, esta inflamación del músculo cardíaco puede causar fiebre, fatiga, latidos cardíacos rápidos y problemas para respirar. Aunque no exista una obstrucción, los síntomas de la miocarditis pueden parecerse a los de un ataque al corazón.

Pericarditis

Se trata de una inflamación o infección del saco que rodea al corazón. Puede causar un dolor similar al de la angina de pecho, es agudo y constante a lo largo de la parte superior del cuello y el músculo del hombro. A veces empeora al respirar, tragar alimentos o acostarse de espaldas.

Miocardiopatía hipertrófica

Esta enfermedad genética hace que el músculo del corazón crezca de forma anormal. A veces, esto provoca problemas en el flujo sanguíneo que sale del corazón. El dolor en el pecho y la falta de aliento suelen producirse con el ejercicio.

Con el tiempo, puede producirse una insuficiencia cardíaca cuando el músculo cardíaco se vuelve muy grueso. Esto hace que el corazón trabaje más para bombear la sangre. Con el dolor en el pecho, este tipo de miocardiopatía puede provocar mareos, aturdimiento, desmayos y otros síntomas.

Prolapso de la válvula mitral

El prolapso de la válvula mitral es una enfermedad en la que una válvula del corazón no se cierra correctamente. Se asocia a una serie de síntomas, como dolor en el pecho, palpitaciones y mareos, aunque también puede ser asintomático, especialmente si el prolapso es leve.

Disección de la arteria coronaria

Hay muchas cosas que pueden causar esta enfermedad, rara pero mortal, que se produce cuando hay un desgarro en la arteria coronaria. Puede causar un dolor repentino e intenso con una sensación que sube hasta el cuello, la espalda o el abdomen.

Problemas pulmonares

Estas son las causas más comunes de dolor en el pecho:

Pleuritis

Es una inflamación o irritación del revestimiento de los pulmones y el pecho. Es probable que sientas un dolor agudo al respirar, toser o estornudar. Las causas más comunes del dolor torácico pleurítico son las infecciones bacterianas o víricas, la embolia pulmonar y el neumotórax. Otras causas menos comunes son la artritis reumatoide, el lupus y el cáncer.

Neumonía o absceso pulmonar

Estas infecciones pulmonares pueden causar dolor pleurítico y otros tipos de dolor en el pecho, como un dolor torácico profundo. La neumonía suele aparecer de forma repentina, provocando fiebre, escalofríos, tos y expulsión de pus por las vías respiratorias.

Sólo con un diagnóstico oportuno, el médico podrá responder a su inquietud de ¿qué está causando mi dolor de pecho?. Otras posibles causas son la ansiedad y los ataques de pánico. Algunos síntomas asociados pueden ser mareos, sensación de falta de aire, palpitaciones, sensación de hormigueo y temblores.

Cuándo acudir al médico por dolor en el pecho

En caso de duda, llama a tu médico si tienes dolor en el pecho, especialmente si aparece de repente o no se alivia con medicamentos antiinflamatorios u otras medidas de autocuidado, como cambiar la dieta. Acude a emergencias si tienes los siguientes síntomas:

  • Una sensación repentina de presión, opresión o aplastamiento bajo el esternón.
  • Dolor torácico que se extiende a la mandíbula, el brazo izquierdo o la espalda
  • Dolor torácico repentino y agudo con dificultad para respirar, especialmente después de un largo período de inactividad.
  • Náuseas, mareos, aceleración del ritmo cardíaco o de la respiración, confusión, sudoración excesiva.
  • Presión arterial muy baja o frecuencia cardíaca muy baja.
  • Fiebre, escalofríos o tos con mucosidad amarillo-verdosa.
  • Problemas para tragar.
  • Dolor intenso en el pecho que no desaparece.https://www.youtube.com/watch?v=adIxvpSyFSA
Valora este Articulo:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
 

Deja un comentario