Hipomanía: ¿Es normal?

0
4
Hipomanía
Las opciones de tratamiento para la manía y la hipomanía pueden incluir la psicoterapia.

La hipomanía también se conoce como fase hipomaníaca. Este episodio de cambio de estado de ánimo y comportamiento es típico de determinadas enfermedades mentales, como el trastorno bipolar. Aunque es similar en muchos aspectos a la manía, los episodios son menos graves y duran menos tiempo.

¿Qué es la hipomanía?

Según la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias, la hipomanía es cuando una persona tiene un estado de ánimo inusualmente elevado, expansivo o irritable. También puede experimentar un aumento inusual y persistente de la actividad o la energía. Cualquier fase de este tipo debe durar al menos 4 días para que se considere hipomanía.

En cierto modo, la hipomanía puede ser similar a la intoxicación por estimulantes. Sin embargo, la condición no se debe a las drogas estimulantes.

La hipomanía tiene muchos síntomas diferentes pero lo principal, son los cambios de humor.

Síntomas

La hipomanía tiene muchos síntomas diferentes, todos ellos relacionados de alguna manera con los cambios de humor. El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5) enumera los siguientes síntomas de la hipomanía:

  • Grandiosidad o autoestima inflada.
  • Disminución de la necesidad de dormir.
  • Aumento de la locuacidad o sentirse presionado para seguir hablando.
  • Experimentar pensamientos acelerados.
  • Distraerse con facilidad.
  • Aumento de la actividad dirigida a objetivos, que puede ser social, sexual, académica o laboral.
  • Agitación psicomotriz, una sensación de inquietud ansiosa que hace que la persona realice movimientos involuntarios.
  • Búsqueda excesiva de actividades que pueden tener consecuencias dolorosas o no deseadas.

Diagnóstico

Un profesional de la salud mental debe hacer varias consideraciones a la hora de diagnosticar la hipomanía. Por ejemplo, una persona que sufre una fase hipomaníaca, debe haber experimentado al menos tres síntomas o cambios de humor prolongados durante un periodo mínimo de 4 días.

También tienen que experimentar las siguientes condiciones para tener una fase hipomaníaca confirmada:

  • Cambios inusuales en su funcionamiento diario.
  • Un cambio notable en el estado de ánimo y el funcionamiento.
  • Su episodio no tiene rasgos psicóticos, no causa un deterioro significativo del funcionamiento y no requiere hospitalización.
  • El consumo de drogas recreativas o de medicamentos no es la causa del episodio.

Cuando una persona cumple todas las condiciones anteriores, los profesionales de la salud mental pueden diagnosticar hipomanía. Cabe destacar que los criterios de diagnóstico han cambiado y se requiere que alguien esté demasiado enérgico o hiperactivo para haber experimentado un episodio hipomaníaco.

Sin embargo, el DSM-4 situaba estos cambios de comportamiento entre los síntomas de la hipomanía. Según la antigua definición, una persona podía tener hipomanía incluso sin volverse enérgica o hiperactiva.

Esto se debe a que un individuo no necesita experimentar todos los síntomas asociados para tener la condición. Por lo tanto, la definición de hipomanía del DSM-5 es más estricta que los criterios del DSM-4.

Como sostiene un estudio de 2021, este cambio podría significar que las personas con trastorno bipolar podrían recibir un diagnóstico tardío. Esto se debe a que los episodios hipomaníacos se encuentran entre los síntomas del trastorno bipolar.

Causas

Los expertos no saben qué causa exactamente la hipomanía. Sin embargo, es un síntoma de varios trastornos mentales diferentes. Por ejemplo, las fases hipomaníacas son comunes en las personas con trastorno bipolar. Una revisión de 2020 también enumera las siguientes condiciones, que a veces tienen síntomas similares a la hipomanía:

  • Trastorno ciclotímico.
  • Esquizofrenia.
  • Ansiedad severa.
  • Trastorno obsesivo-compulsivo grave
  • Trastorno histriónico de la personalidad.
  • Trastorno límite de la personalidad.

Aunque tanto la hipomanía como la manía pueden afectar al comportamiento y al estado de ánimo de una persona, existen algunas diferencias. Además de la medicación, las opciones de tratamiento para la manía y la hipomanía pueden incluir la psicoterapia y la terapia electroconvulsiva. Aunque los médicos suelen recomendar la psicoterapia junto con la medicación, rara vez sugieren la electroterapia.

Tratamientos de la hipomanía

Sin tratamiento, la hipomanía puede convertirse en manía. En la misma revisión de 2020 anterior se explica que el tratamiento de la manía y la hipomanía suele incluir dos tipos de medicamentos recetados.

El primero funciona para aliviar el episodio maníaco o hipomaníaco a medida que se produce. Algunos ejemplos de estos medicamentos son olanzapina, risperidona y haloperidol.

Hipomanía y Depresión

Son muchísimos los abordajes científicos que hay en torno a la hipomanía, pero los expertos se dedican a aclarar las dudas en el siguiente video.

Valora este Articulo:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
 

Deja un comentario