¿Es normal sentir emociones encontradas por COVID-19?

0
2
Es normal sentir emociones encontradas por COVID-19

Un artículo publicado por la científica del estrés y vicepresidenta de Psicología de los Adultos, Elissa Epel, PhD, describe la psicología que hay detrás de la respuesta de pánico por la pandemia y cómo podemos intentar sacar lo mejor de esta situación, aclarando que es normal sentir emociones encontradas por COVID-19.

Son tiempos sin precedentes. Tenemos que esforzarnos más para gestionar bien nuestras emociones. Es de esperar que tengamos muchos sentimientos encontrados. Naturalmente, sentimos ansiedad y quizá oleadas de pánico, sobre todo al ver nuevos titulares.

Nuestra ansiedad nos ayuda a sobrellevar la situación, a unirnos desde la distancia física y a frenar la propagación del virus. Así que la ansiedad -aunque incómoda- es algo bueno en este momento, especialmente si la gestionamos bien.

Al mismo tiempo, debemos esforzarnos por evitar el contagio del pánico y crear períodos en los que podamos estar libres de pantallas y tranquilos, dedicando nuestra atención a las actividades cotidianas normales. Aprovechar las oportunidades para compartir la ligereza y el humor. La risa en estos momentos es un alivio para todos nosotros.

emociones
Dedicar tiempo a compartir tus sentimientos y apoyar a los demás será de gran ayuda.

Resiliencia

Se pueden encontrar momentos de esperanza y resiliencia a nuestro alrededor a pesar de la incertidumbre. Por ejemplo, un proyecto creado por el becario postdoctoral de la UCSF Nouf Al-Rashid comparte historias de resiliencia y esperanza en respuesta a la pandemia de personas de todo el mundo.

Puede resultarte útil hacer una lista de lo que puedes y no puedes controlar en este momento. En esta guía, sugerimos aceptar radicalmente las situaciones que no podemos controlar y centrarnos en lo que sí podemos hacer.

Consejos

Mantente físicamente a salvo del virus

En este caso, las mayores conductas de seguridad (distanciamiento físico y lavado de manos) que disminuyen la transmisión del virus COVID-19, son también parte integral del manejo de la ansiedad. Quédate en casa cuando puedas. Cuando estés fuera de casa, lávate las manos a fondo y con frecuencia.

Limita los medios de comunicación para reducir la ansiedad

A estas alturas, ya habrás oído esta recomendación muchas veces y hay estudios que la respaldan: ver o desplazarse por los medios de comunicación nos pone aún más ansiosos. Un exceso de noticias e imágenes visuales sobre un acontecimiento traumático puede crear síntomas de trastorno de estrés postraumático y una mala salud años después, según una investigación de la doctora Roxy Silver, de la Universidad de California en Irvine y otros.

Intenta limitar la exposición a los medios de comunicación de COVID-19 a no más de dos veces al día (por ejemplo, comprobando las actualizaciones por la mañana y antes de cenar) e intenta evitar leer sobre COVID-19 antes de acostarte. Comprométete a no reenviar (y, por tanto, propagar) los titulares alarmantes a tus amigos y familiares.

Los medios de comunicación suelen crear una impresión exagerada de pánico mundial. La realidad que se desprende de los datos de la investigación en Seattle, epicentro del brote en EE.UU., es que la mayoría de la gente está afrontando esto muy bien y se está levantando para ayudar a los demás.

Consigue y proporciona apoyo social cálido y reconfortante por vídeo, teléfono o texto

Esto es fundamental. Dedicar tiempo a compartir tus sentimientos y a escuchar y apoyar a los demás será de gran ayuda. Hablar con otras personas que se preocupan por nuestros intereses nos hace sentir seguros. Utiliza el teléfono, el vídeo, los mensajes de texto o el correo electrónico.

Afortunadamente, estas nuevas vías de contacto social son recursos ilimitados. Más allá de proporcionar apoyo social sobre la crisis actual, es una buena idea utilizar estas conexiones para hablar de las cosas que normalmente harías -presentar tu club de lectura online, por ejemplo-, lo que puede crear sentimientos de conexión.

Organiza una cena utilizando FaceTime o Zoom para poder hablar mientras come

Habla de cosas positivas, no sólo de esta crisis. ¡Amar y cuidar a nuestras mascotas puede ser una fenomenal reducción del estrés para nosotros también! «Distanciamiento social» es en realidad un término erróneo, en realidad es un distanciamiento físico mientras nos esforzamos por mantenernos conectados socialmente. Encuentra formas de expresar la amabilidad, la paciencia y la compasión

¿Es normal sentir emociones encontradas por COVID-19?

Sé más amable contigo mismo. Este es un momento difícil para todos. Los seres humanos de todo el mundo están compartiendo esta experiencia contigo. Estamos todos juntos en esto y puede que todos salgamos con una apreciación renovada de nuestra interconexión. Ayudar a otros que lo necesiten es fundamental para superar esta situación y, además, da sentido a nuestros días y a nuestro bienestar.

La rutina y los rituales son reconstituyentes para nosotros. Nuestro cerebro quiere una actividad predecible para poder relajar nuestro sistema nervioso vigilante. Acuéstate temprano y sal a la calle cada día para estar activo. Recuerda que nuestras actividades, pensamientos y estado de ánimo están estrechamente relacionados. Si quieres cambiar tu estado de ánimo, cambia tus actividades y tus pensamientos.

Valora este Articulo:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
 

Deja un comentario