Dolor perineal posparto ¿Es normal?

0
2
Dolor perineal posparto
Si tienes preparadas varias estrategias para aliviar el dolor antes de dar a luz, la recuperación será mucho más fácil.

El dolor perineal posparto es un hecho para la mayoría de las mujeres durante un tiempo después del parto, pero hay medidas que puedes tomar para aliviarlo.

Hacer pasar al bebé por una abertura relativamente pequeña puede provocar cierta sensibilidad e hinchazón después del parto. Y si has sufrido algún desgarro en el perineo, la zona entre la vagina y el ano, o si el médico te ha practicado una episiotomía para ampliar la abertura vaginal, es posible que te duela durante un tiempo más.

Esto es lo que debes saber sobre las causas del dolor perineal, lo que es normal y lo que no, y cómo aliviar el dolor perineal después del parto.

Dolor perineal posparto ¿Es normal?

El dolor perineal es uno de los tipos más comunes de dolor posparto (junto con el que acompaña a la congestión mamaria y a las contracciones uterinas). El tejido y el músculo que separan el orificio vaginal de la mujer del ano, el perineo, está diseñado para estirarse.

Pero no es tan flexible como la vagina. Bajo la intensa presión que ejerce la cabeza del bebé contra la abertura vaginal durante el parto, el perineo puede hincharse y a veces incluso desgarrarse.

En determinadas circunstancias, el médico que atiende el parto puede tener que realizar una episiotomía, un procedimiento que consiste en hacer una incisión quirúrgica en el tejido perineal para ampliar la abertura vaginal.

La episiotomía ya no es rutinaria, pero a veces es necesaria para ayudar a tu pequeño a salir. Así que basta con decir que las regiones inferiores pueden estar bastante adoloridas y sensibles después del parto.

suelo pelvico
El dolor vaginal podría ser un signo de vaginosis bacteriana.

¿Qué causa el dolor perineal posparto?

La experiencia de cada mujer es diferente, por supuesto, pero las causas del dolor perineal posparto y su duración suelen depender de cómo hayas dado a luz.

Parto vaginal sin desgarros

Toda la zona perineal y el recto pueden estar hinchados después de un parto vaginal y es probable que sientas molestias en la zona durante varias semanas.

Desgarro vaginal o episiotomía

La herida empezará a cicatrizar inmediatamente, pero a menudo se necesitan varias semanas para que la cicatrización sea completa y el dolor desaparezca.

Cesárea tras el parto

Dependiendo del tiempo que hayas empujado antes de tener una cesárea y si la cabeza de tu bebé estuvo a punto de coronar, espera algunas molestias después del parto.

¿Cuánto dolor vaginal es normal después del parto?

Acabas de traer al mundo a un pequeño ser humano, por lo que es perfectamente normal que tengas ciertas molestias. Va a llevar tiempo recuperarse por completo después de dar a luz, tanto si has tenido un desgarro perineal como una episiotomía.

Sin embargo, si aparece alguno de los siguientes síntomas, ponte en contacto con tu médico de inmediato. Podrían ser signos de una infección posparto:

  • Empeoramiento del dolor.
  • Aumento del calor, el enrojecimiento o la hinchazón en el lugar del desgarro o la incisión.
  • Fiebre.
  • Secreción de pus.
  • Olor fuerte o desagradable.

¿Cómo se alivia el dolor perineal después del parto?

Las siguientes estrategias y consejos pueden ayudar a aliviar el dolor perineal después del parto, independientemente de la forma en que lo hayas dado.

Mantén la zona limpia

Rocía agua tibia sobre la zona con una botella de agua durante y después de ir al baño, para evitar que la orina irrite la piel.

Relájate

Aplica hielo en la zona durante 10 ó 20 minutos cada pocas horas después del parto para minimizar el dolor y la hinchazón. La aplicación de hielo en la zona también puede aliviar el dolor durante los primeros días después del parto. Consejo profesional: Un guante quirúrgico lleno de hielo picado es una buena bolsa de hielo.

Haz «padsicles»

Algunas madres confían en este truco para aliviar el dolor después del parto. Necesitarás: compresas para toda la noche, una botella de spray, hamamelis sin alcohol y papel de aluminio.

Coloca las compresas sobre una hoja de papel de aluminio y rocíalas con hamamelis hasta que estén húmedas. Envuelve cada compresa en papel de aluminio y guárdala en el congelador para que se enfríe. Cuando necesites un alivio, toma una almohadilla, retira el papel de aluminio y úsala como si fuera una bolsa de hielo.

Sumérgete en un baño caliente

Encuentra alivio sumergiendo tu parte inferior adolorida en un baño de asiento (un recipiente poco profundo lleno de agua caliente) durante 20 minutos seguidos.

Calma la piel y estimula la circulación en la zona

Si el baño de asiento te resulta incómodo, puedes sumergir las nalgas en la bañera. Sólo tienes que asegurarte de que el agua sea poco profunda (no más de 5 cm de profundidad). Además, es bueno para las hemorroides.

Aplica una compresa caliente

Una toalla limpia humedecida con agua caliente sirve para lo mismo que un baño de asiento. Sujétala contra el perineo para aliviar las molestias.

Considera la posibilidad de utilizar un analgésico

Pregunta a tu médico si es seguro que utilices un analgésico tópico como un spray o una crema anestésica.

Pregunta por los analgésicos orales

Si aún no estás tomando un analgésico de venta libre o con receta, consulta con tu médico si puedes tomar paracetamol (Tylenol) o un antiinflamatorio no esteroideo, como el ibuprofeno (como Advil o Motrin), para aliviar el dolor. Asegúrate de que tu médico sabe si estás amamantando o no.

Alivia la presión

Invierte en una almohada tipo donut (con un agujero en el centro) para aliviar la presión de tus nalgas mientras estás sentada. Y reclínate siempre que puedas.

Deja que respire

No es el momento de usar leggings, vaqueros o ropa interior que se agarre. No querrás que tu ropa te roce, por así decirlo. En su lugar, saca el pantalón más suelto y cómodo que tengas.

Mantén la regularidad

Si la dificultad para defecar es un problema (el problema es que temes el dolor de defecar), bebe mucho líquido. También puedes probar comer más fibra, que te ayudará a evacuar con más facilidad. O consultar a tu médico sobre un ablandador de heces o un laxante suave para el estreñimiento.

Signos de alarma en el posparto

Más que nunca es imprescindible que sepas identificar los signos de alerta durante el postparto, para consultar en caso de que sea necesario.

 

Valora este Articulo:1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Delva Guerrero .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios http://www.banahosting.com/es/politicas-privacidad.shtml.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.